RADIO8DEOCTUBRE

http://radio8deoctubre.codigosur.net

COSTA RICA

Informe del Centro en Acción por Derechos Humanos sobre los acontecimientos del 1 de Mayo de 2013

Fecha de publicación: 6 mayo, 2013

A partir de los eventos que tuvieron lugar el 1 de mayo de 2013 frente a la Asamblea Legislativa de Costa Rica y en otros puntos de la ciudad capital, denunciamos la actuación de la policía costarricense por considerar que irrespetó los Derechos Humanos de la ciudadanía costarricense.

Las unidades policiales practicaron el uso de la fuerza bruta, la intimidación, el hostigamiento e incurrieron en incumplimiento de deberes elementales, por ejemplo al no identificarse durante la ejecución de sus tareas o al no brindar información sobre las personas detenidas o las delegaciones a las cuales iban a ser trasladadas. En ese sentido, la policía costarricense da muestras de una prepotencia característica de los Estados Policiales.

Denunciamos también la actuación de los trabajadores del medio de comunicación privado REPRETEL que estuvieron dando cobertura a la manifestación del día del trabajador, quienes agredieron a manifestantes ante la permisividad de los oficiales de la Fuerza Pública. No fueron los únicos medios involucrados. Nos resulta poderosamente llamativo, en relación a lo anterior, no solo la evidente violencia injustificada e injustificable de dichos periodistas y camarógrafos, sino también la actuación policial que permitió los linchamientos y después arrestó a los linchados, dejando en libertad a los agresores.

Adicionalmente, las notas noticiosas se caracterizaron por silenciar estos hechos o reinterpretarlos de manera que fueran los agredidos quienes al final cargaran con el señalamiento y el repudio social. Los medios privados de comunicación se ensañaron con los manifestantes y los afectados fueron, de esta manera, doblemente linchados: física y mediáticamente. Posteriormente, las noticias se construyeron con el fin de desprestigiar y criminalizar al movimiento social, generalizando comportamientos que no fueron el de la mayoría, culpando a los agredidos y guardando silencio ante el reprochable comportamiento de los periodistas agresores. La Fuerza Pública salió bien librada y sin cuestionamientos de ningún tipo por parte de los medios de comunicación. Un claro ejemplo de lo anterior fue una de las notas periodísticas publicadas por Canal 7 (para ver: http://www.teletica.com/Noticias/9120-Cinco-personas-atendidas-y-20-detenidos-tras-disturbios-frente-al-Congreso.note.aspx.

A la luz de los acontecimientos, nuestra organización reitera que abogamos por los métodos de protesta no-violenta. Sin embargo, nuestro carácter de organización defensora y promotora de los Derechos Humanos nos obliga a levantar la voz en contra de la criminalización de la protesta social y en defensa de las víctimas de aquellas situaciones en las cuales se presenten abusos por parte de las fuerzas policiales, y en este caso, de la prensa. Al momento de ejecutarse una detención no puede agredirse a la persona detenida con ningún tipo de violencia ni hostigamiento verbal, bajo ninguna circunstancia. La Fuerza Pública está en la obligación de intervenir en defensa de cualquier ciudadano que esté siendo agredido.

Escenarios

Por otra parte, a la luz de lo acontecido, nos llama poderosamente la atención la notoria planificación previa y la aparente capacidad de “anticipación” de las fuerzas antimotines y otras fuerzas policiales. Desde la noche antes efectivos policiales trabajaban en la preparación de las cámaras de seguridad ubicadas en los alrededores de donde posteriormente se dieron los hechos violentos. Nótese que en operativos anteriores (como el ocurrido el 11 de abril en Alajuela, por poner un ejemplo) los policías suelen contener de forma agresiva a quienes se dan a la tarea de intentar derribar las vallas de seguridad, sujetando masivamente las mismas y utilizando sus bastones policiales para defenderlas, mientras que el 1 de mayo sucedió algo diferente. Otro dato interesante es que la salida del contingente antimotines se da precisamente por el lugar en donde se derribaron las vallas. De manera también interesante, anotamos el hecho de que la mayoría de la gente que estaba frente a las vallas derribadas fue inducida a correr cuesta arriba (hacia el Este), justo en dirección a un fuerte contingente policial, mismo que realizó la mayoría de las capturas. Precisamente fue en la esquina sureste de la Asamblea Legislativa en donde los policletos se dieron a la tarea de arrestar indiscriminadamente a quien viniera corriendo, deteniendo a las personas independientemente de su apariencia, encapuchados o no. La actuación policial, a estas alturas, fue muy violenta. Por ejemplo, los oficiales de policía utilizaron agresivas llaves en contra personas que no opusieron resistencia y se dieron casos de detenciones violentas practicadas por policías varones en contra de jovencitas. En general, a nuestro criterio surgen elementos para pensar que la operatividad policial supone escenarios previos.

Hostigamiento e intimidación

Denunciamos que posterior a la marcha del 1 de Mayo, en horas de la tarde, cuando nos encontrábamos reunidos varios grupos de defensa de Derechos Humanos y colectivos, trabajando en las denuncias relacionadas a los hechos violentos, 10 oficiales del Grupo de Apoyo Operacional de la Fuerza Pública (GAO) y al menos 18 policletos se apostaron de manera intimidatoria en las afueras del Centro de Amigos para la Paz (CAP) en San José. Los oficiales mostraron una actitud provocadora, se negaron a dar sus nombres al momento de preguntárseles (a excepción de uno de ellos) y posteriormente se dieron a la tarea de intimidar a las personas que se retiraban del lugar. Otros incidentes similares de intimidación contra activistas que se retiraban de la marcha del primero de Mayo también tuvieron lugar, tal y como lo evidencia el siguiente video: http://youtu.be/kegqjA80xKE.

Estos acontecimientos son graves y sientan un precedente peligroso que denunciamos con indignación.

Destacamos que la mayor parte de la marcha sucedió dentro de un marco de actuación pacífico. Numerosos grupos de diversos sectores del país y comunidades manifestaron su inconformidad ante las numerosas situaciones que atraviesa el país, especialmente contra las clases que ostentan el poder y que aplican políticas de gobierno antipopulares, privilegiando poderosos intereses económicos por encima de los Derechos Humanos de la población.

Denunciamos finalmente que durante los acontecimientos de los últimos meses las actuaciones represivas han venido en aumento. Son cada vez más las unidades policiales que participan durante las manifestaciones (UIP, GAO, UEA, DUE, DIS, entre otras) y eso nos conduce a concluir que una gran cantidad del presupuesto nacional está siendo destinado a la formación de policías dedicados a vigilar y reprimir las manifestaciones populares.

Este informe viene acompañado por los siguientes testimonios en video y galería fotográfica:

Testimonio de Yoni Arias Aguilar: http://youtu.be/cJdAXjAtTys

Testimonio de Silvia Chaves: http://youtu.be/cDCe_0vIqN8

Denuncia Nacional e Internacional: http://youtu.be/EzI5RLHOzY4

Galería de fotos del equipo de Observadores del CADH: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.248947445244380.1073741827.100003873806405&type=3

NOTA COMPLETA:
http://www.cadhcr.org/informe-oficial-del-cadh-sobre-el-1-de-mayo-de-2013/


Agradecemos toda la divulgación que se le pueda dar a este informe.

Centro en Acción por Derechos Humanos – CADH

Última modificación: 6 de mayo de 2013 a las 12:05
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.